Sin categoría

Ponencia

Posted on Actualizado enn

La sátira, según la RAE se define como: “composición poética u otro escrito cuyo objeto es censurar acremente o poner en ridículo a alguien o algo” y añado yo: con cierta subjetividad. Esta subjetividad se representa como libertad de expresión y es un derecho fundamental sobre todo para todos los que nos dedicamos al mundo del periodismo. Sin embargo, la libertad de expresión tiene límites que no deben sobrepasarse, pues, según Antonio Machado en su libro Juan de Mairena, todos nosotros, en mayor o menor medida, tenemos un pensamiento demoníaco que “a última hora no tiene razón, pero tiene razones y hay que escucharlas todas”. ¿Debe ser restringido este demonio?
Aquí es donde empieza el debate, porque, ¿quién decide dónde está el límite de estas libertades y cuál debe ser el medio para regularlas?

El derecho a la libertad de expresión, garantizado por la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos es Un derecho esencial para que otros derechos puedan ser realizados, defendidos y protegidos, y para el fortalecimiento y el desarrollo del sistema democrático. Para promover el respeto hacia este derecho se creó la Relatoría Especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA). Su último comunicado, tras el atentado de Charlie Hebdo, se muestra en contra de aquellos que pretendían  justificar el ataque a la revista por el carácter sarcástico y burlón de sus publicaciones.

La sátira y la religión, enemigos desde los anales de la historia, han estado guerreando y parece que nunca van a reconciliarse. No hay que mirar tan lejos para ver que el humor no es amigo de la religión. Recordamos el mencionado caso de Charlie Hebdo en el que murieron 12 humoristas que solo querían ejercer ese derecho de libertad de expresión. Aunque este ataque fue realizado por un grupo terrorista islamista, la religión con sede en el Vaticano también ha servido de impedimento para ejercer este derecho. Un ejemplo es el atentado sufrido por la revista satírica El Papus en 1977. Este atentado, que se dio en España, fue realizado por un grupo ultracatólico. 

Tras ver todos estos casos, ahora viene el quid de la cuestión: ¿es satírico si ofende? Mi respuesta es sí. La sátira sirve para hacer humor sobre temas complicados y el humor está hecho para hacer reír. Hay que dar un giro de mente, no hay que anclarse en el pasado, no estamos en la Edad Media ni en una Dictadura. Hay que entender el derecho de todas las personas a sentirse ofendido, por supuesto, pero esas personas, incluidos los religiosos, también deben comprender mejor el significado de lo que es el humor. El humor, si no ofende, no es humor, pero hay que entender que la ofensa es solo eso, humor.

El periodismo satírico en España comenzó a principios del siglo XVIII con El Duende Crítico de  Madrid (1735) con los temas de crisis en el comercio colonial, la hipocresía de la corte o la ignorancia… El Murmurador o El Bufón de la Corte son otros periódicos satíricos de la época. En Cádiz en el 1812, aparece la Abeja Española destacada por sus sátiras contra la inquisición. También en el siglo XIX El Zurriago denunciaba los abusos de los funcionarios públicos, analizaba las leyes represivas, la restricción de la libertad de imprenta, etc. En Barcelona, en 1869 aparece La Flaca y estuvo hasta 1876, publicó, ya a color, caricaturas de doble página. Sus “víctimas” fueron la monarquía, el clero, los militares y Juan Prim y tomaba la perspectiva de la clase media preocupada por las desigualdades. Juan Vallejo y José Nakens fundan El Motín, con la marcada tendencia antimonárquica y anticlerical. 

Ya en el siglo XX, entre 1973 y 1986, destaca en España la revista El Papus, que, como ya mencioné antes, sufrió un atentado que acabó con la vida del conserje Joan Peñalver y dejó 17 heridos, caracterizada por su humor novedoso, descarado y directo. 

En la actualidad, revistas satíricas como El Jueves o Mongolia, a pesar de la distancia en el tiempo, critican, a través de las caricaturas y el humor a las mismas instituciones que antaño, a la censura y a las costumbres de las ideologías.

Entre ambas voy a destacar a Mongolia, dada a luz el 23 de marzo de 2012 por varios periodistas, época en que la crisis era muy notable. Mongolia es una revista humorística que se financia con dinero de los propios fundadores y del recaudado con el crowdfounding y con las ventas de los ejemplares y el merchandising, de manera que son totalmente independientes de empresas y bancos para evitar una posible manipulación o censura. 

Sin pudor ni dilación, los redactores de esta polémica revista, seguida sobre todo por gente de izquierdas, satirizan día tras día la actualidad inquietante, indignante y cómica de nuestro país. Probablemente no haya sido fácil sacar adelante una iniciativa de este estilo, teniendo en cuenta la mentalidad española. Pero se arriesgaron y al parecer no les va nada mal, aunque tengan algún que otro rifirrafe con la censura y los implicados en sus sátiras.

 Mongolia, que defiende a muerte la libertad de expresión, pone la legalidad como único límite. Las respuestas que se esperan son aceptación o rechazo, la violencia está fuera de cabida. Por ello, si alguien le pone trabas la mejor opción es acudir al juzgado de su país; si no, seria una pluma contra una bomba, ya que ningún escritor ni ilustrador satírico ha matado nunca a nadie por sus creencias.

Como dato, la revista fue galardonada con el premio Club Internacional de Prensa en 2013 “por su defensa de los valores humanos y la libertad de expresión”.

Termino con una cita del gran George Orwell, que dice: “la libertad (y la de expresión) es el derecho a decir lo que la gente no quiere oír”.

Anuncios

Introducción

Posted on Actualizado enn

La prensa satírica, como su nombre indica, es la transmisión de una noticia por medio de su satirización, lo que implica un grado de subjetividad por parte del autor de la sátira. Esta subjetividad se representa como libertad de expresión y es un derecho fundamental sobretodo para todos los que nos dedicamos al mundo del periodismo. Sin embargo, la libertad de expresión tiene límites que no deben sobrepasarse, citando a Antonio Machado sobre la tolerancia y la capacidad de las personas para opinar sobre los valores de una sociedad en su libro Juan de Mairena:

“En una república cristiana democrática y liberal conviene otorgar al Demonio la carta de naturaleza y de ciudadanía, obligarle a vivir dentro de la ley, prescribirle deberes a cambio de concederle sus derechos, sobre todo el específicamente demoniaco: el derecho a la emisión del pensamiento. Que como tal Demonio nos hable, que ponga cátedra, señores. No os asustéis. El Demonio, a última hora, no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas.” 

Dentro de todos nosotros, en mayor o menor medida dependiendo de la persona, hay un pensamiento demoniaco, como da a entender Antonio Machado, que deben ser restringidos. Aquí es donde empieza el debate, ya que, quién decide donde está el límite de estas libertades de expresión y cuál debe ser el medio para regularlas. 

El derecho a la libertad de expresión, garantizado por la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Un derecho esencial para que otros derechos puedan ser realizados, defendidos y protegidos, y para el fortalecimiento y el desarrollo del sistema democrático. Para promover el respeto hacia este derecho se creó la Relatoría Especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA). El comunicado  de la OEA más reciente sobre la libertad de expresión en la prensa satírica se trata del publicado tras el atentado contra la publicación satírica “Charlie Hebdo”. En él se dice que las expresiones satíricas, como parte de aquellas que pueden chocar o inquietar a cualquier sector de la población, también se encuentran protegidas por LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN. 

Un comunicado que se muestra en contra de aquellos que pretenden justificar el ataque a Charlie Hebdo por su fundamento sarcástico y burlón. 
Blanca Silvestre Pedraza 

Bibliografía
:
, Libertad de Expresión2015, . Available: http://www.article19.org/pages/es/freedom-of-expression.html [2015, 12/05]. 

, Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.2015, . Available: http://www.oas.org/es/cidh/expresion/index.asp [2015, 12/05]. 

AGUILERA FERNÁNDEZ, A. 1990, La libertad de expresión del ciudadano y la libertad de prensa o información. (Posibilidades y límites constitucionales), Comares, Granada. 

MACHADO, A. 1971, Juan de Mairena, Castalia, Madrid. 

SEPTIÉN, J. 2015, , Comunicado de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Available: http://www.aleteia.org/es/politica/articulo/las-expresiones-satiricas-tambien-son-protegidas-por-el-derecho-a-la-libertad-de-expresion-5308614700957696 [2015, 12/05]. 

Mongolia

Imagen Posted on Actualizado enn

  
Uno de los ejemplos más respetables en España es el de la revista satírica Mongolia, dada a luz el 23 de marzo de 2013 por varios periodistas, época en la que la crisis no hacía más que empezar. Mongolia es una revista humorística que se financia con dinero de los propios fundadores y del recaudado con el crowdfounding y con las ventas de los ejemplares y el merchandising, de manera que son totalmente independientes de empresas y bancos para evitar una posible manipulación. Tampoco tienen, por lo visto, una redacción establecida, todo Lo hacen desde casa a excepción de reuniones en algún café. Sin pudor ni dilación, los redactores de esta polémica revista, seguida sobre todo por gente de izquierdas, satirizan día tras día la actualidad inquietante, indignante y cómica de nuestro país. Probablemente no haya sido fácil sacar adelante una iniciativa de este estilo, teniendo en cuenta la mentalidad española. Pero se arriesgaron y al parecer no les va nada mal, aunque tengan algún que otro rifirrafe con la censura y los implicados en el humor. No obstante, en el contenido de la revista se incluye una sección de “Reality news”, centrada en reportajes de investigación sobre temas políticos y sociales.

La revista fue galardonada con el premio Club Internacional de Prensa en 2013 “por su defensa de los valores humanos y la libertad de expresión”.


Y bueno, quién mejor para hablar de este medio que Eduardo Galán, nacido en Oviedo en 1980, uno de los padres fundadores de esta revista. Además es colaborador con artículos en eldiario.es y críticas de cine en LA NUEVA ESPAÑA y CINEMANÍA. También ejerce de codirector en “Hazles reír”, un curso de Extensión Universitaria de la Universidad de Oviedo en el que se estudia el humor y sus circunstancias. Morir de pie. Stand up (y Norteamérica) es su último ensayo breve y ha escrito, junto a varios compañeros, un libro sobre ficción televisiva a beneficio de Amnistía Internacional titulado Todavía voy por la primera temporada, ambos publicados en 2014.

Silvia Tinajero Regueiro


BIBLIOGRAFÍA 

Pagina web de la revista Mongolia – http://www.revistamongolia.com

“Mongolia: “en estos momentos ganar mil euros en prensa haciendo lo que quieres es haber triunfado”” (2012, 14 de agosto), Jot Down – http://www.jotdown.es/2012/08/mongolia-en-estos-momentos-ganar-mil-euros-en-prensa-haciendo-lo-que-quieres-es-haber-triunfado/

Pérez Manzano, J.L. 20 de septiembre de 2012, Prensa satírica y libertad de expresión. Las caricaturas de Mahoma., RTVE. http://www.rtve.es/alacarta/audios/cronica-del-exterior/cronica-del-exterior-prensa-satirica-libertad-expresion-caricaturas-mahoma/1532487/

Revista Mongolia – Wikipedia, la enciclopedia libre – http://es.m.wikipedia.org/wiki/Revista_Mongolia

Edu Galán en eldiario.es – http://www.eldiario.es/autores/edu_galan/


Twitter de Edu Galán – https://mobile.twitter.com/edugalan

Historia del periodismo satírico en España

Posted on Actualizado enn

La crítica social a través de lo absurdo  y la parodia, son las principales señas de identidad del periodismo satírico español, que comenzó a principios del siglo XVIII con El Duende Crítico de  Madrid (1735) es el periódico que inaugura la prensa satírica en España, con los temas de crisis en el comercio colonial, la hipocresía de la corte o la ignorancia… El Murmurador o El Bufón de la Corte  son otros periódicos satíricos de la época.

El periodismo satírico nos muestra la historia de nuestro país mediante tiras cómicas sobre hechos relevantes. En Cádiz en el 1812, aparece la Abeja Española destacada por sus sátiras contra la inquisición. También en el siglo XIX-concretamente en el Trienio Liberal – El Zurriago  denunciaba los abusos de los funcionarios públicos, analizaba las leyes represivas, la restricción de la libertad de imprenta…ya desde su primera aparición en el 1821 algunos lo definieron así: “un periódico que va a divertir a unos y hacer rabiar  a otros cuantos, está en contra de los abusos, de los que viven de los abusos y de los que abusan de su autoridad”. Los editores de El Zurriago ,  Félix Mejía y Benigno  Morales,  inculcan el amor por la libertad y denunciar todo atentado contra ella.  En Barcelona, en 1869 aparece La Flaca estuvo hasta 1876, publicó ya a color, caricaturas de doble página. Sus “víctimas” fueron la monarquía, el clero, los militares y Juan Prim. Toma la perspectiva de la clase media preocupada por las desigualdades. Juan Vallejo y José Nakens fundan El Motín, con la marcada tendencia antimonárquica y anticlerical. Era una época de propaganda y populismo, así pues, para El Motín el enemigo es el conservador,  simplifica la realidad en los buenos-el pueblo justo- contra los malos,-los descendientes del antiguo régimen-. Muestran  a través de lo verbal y lo gráfico, el chantaje, la corrupción o la muerte. Ya en el siglo XX, entre 1973 y 1986, destaca en España la revista El Papus, caracterizado por su humor novedoso, descarado y directo, tuvo varios encontronazos con la censura y por el atentado que sufrió el 20 de septiembre de 1977 cuando un grupo fascista mando un paquete bomba que acabó con la vida del conserje Joan Peñalver y 17 heridos. En la actualidad, revistas satíricas como El Jueves o Mongolia, a pesar de la distancia en el tiempo, critican a través de las caricaturas y el humor,  a las mismas instituciones que antaño, a la censura y a las costumbres de las ideologías.

Nuria Pérez Fuentes

Bibliografía

La prensa satírica. http://prensasatirica.blogspot.com.es/

. José Antonio Llera.( Año 2003). Una historia abreviada de la prensa satírica en España. http://revistas.ucm.es/index.php/ESMP/article/view/ESMP0303110203A

I.M Zabala( Año 1967) . La prensa exaltada en el trienio liberal : El Zurriago http://www.persee.fr/web/revues/home/prescript/article/hispa_0007-4640_1967_num_69_3_3910

El periodismo satírico y la religión.

Posted on Actualizado enn

Caricatura de Mahoma en Charlie Hebdo
Caricatura de Mahoma publicada en Charlie Hebdo
La sátira y la religión, esos enemigos que desde los anales de la historia han estado guerreando y que parece que nunca van a reconciliarse. No hay que mirar tan lejos para ver que el humor no es amigo de la religión. Recordamos el caso de Charlie Hebdo en el que murieron 12 personas, 12 humoristas que solo querían ejercer ese derecho de libertad de expresión. Aunque este hecho fue realizado por un grupo terrorista musulmán, la religión con sede en el Vaticano también ha servido de impedimento para ejercer este derecho. Solo hay que pensar el atentado sufrido por la revista satírica El Papus en 1977. Este atentado, que se dio en España, fue realizado por un grupo ultracatólico. Tras ver todos estos casos, ahora viene el quid de la cuestión: ¿es humor si ofende? Mi respuesta es clara, sí. Existe un derecho inalienable que es el de la libertad de expresión. La sátira, según la RAE se define como: “composición poética u otro escrito cuyo objeto es censurar acremente o poner en ridículo a alguien o algo”.

Portadas de El Papus
Portadas de El Papus
La sátira sirve para hacer humor sobre temas complicados. Solo hay que recordar que el humor es algo que todo el mundo debe entender como no serio. El humor esta hecho para hacer reír, incluso al más religioso de todos. No hay que anclarse en el pasado, hay que dar un giro de mente, ni estamos en la Edad Media ni en la Dictadura. El periodismo satírico es el encargado de contarnos la realidad de manera cómica.

Hay que entender el derecho de todas las personas para sentirse ofendido, pero esas personas parece que no han entendido el significado de lo que es humor. La religión debe entenderlo también. El humor, si no ofende, no es humor, pero hay que entender que la ofensa es solo eso, humor.

¡VIVA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN!

Roberto Sánchez Fernández

Bibliografía

*Doce muertos en un ataque a la revista satírica francesa ‘Charlie Hebdo’. (2015, 7 de Enero) El Diario. Link: http://www.eldiario.es/politica/periodico-satirico-Charlie-Hebdo-victimas_0_343315865.html

*Otros ataques terroristas a medios y periodistas: bombas en redacciones y decapitaciones. (2015, 7 de Enero) 20 Minutos. Link: http://www.20minutos.es/noticia/2341238/0/charlie-hebdo/ataque-atentado-terrorista/medios-periodistas/

*La Triple A se atribuye formalmente el atentado contra «ElPapus» y ‘formula nuevas amenazas. (1977, 23 de Septiembre). La Vanguardia pp. 24. Link hemeroteca: http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1977/09/23/pagina-24/33754839/pdf.html

*La “Triple A” explica los motivos del atentado contra “El Papus”. (1977, 24 de Septiembre). El País. Link: http://elpais.com/diario/1977/09/24/sociedad/243900002_850215.html