Ponencia

Posted on Actualizado enn

La sátira, según la RAE se define como: “composición poética u otro escrito cuyo objeto es censurar acremente o poner en ridículo a alguien o algo” y añado yo: con cierta subjetividad. Esta subjetividad se representa como libertad de expresión y es un derecho fundamental sobre todo para todos los que nos dedicamos al mundo del periodismo. Sin embargo, la libertad de expresión tiene límites que no deben sobrepasarse, pues, según Antonio Machado en su libro Juan de Mairena, todos nosotros, en mayor o menor medida, tenemos un pensamiento demoníaco que “a última hora no tiene razón, pero tiene razones y hay que escucharlas todas”. ¿Debe ser restringido este demonio?
Aquí es donde empieza el debate, porque, ¿quién decide dónde está el límite de estas libertades y cuál debe ser el medio para regularlas?

El derecho a la libertad de expresión, garantizado por la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos es Un derecho esencial para que otros derechos puedan ser realizados, defendidos y protegidos, y para el fortalecimiento y el desarrollo del sistema democrático. Para promover el respeto hacia este derecho se creó la Relatoría Especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA). Su último comunicado, tras el atentado de Charlie Hebdo, se muestra en contra de aquellos que pretendían  justificar el ataque a la revista por el carácter sarcástico y burlón de sus publicaciones.

La sátira y la religión, enemigos desde los anales de la historia, han estado guerreando y parece que nunca van a reconciliarse. No hay que mirar tan lejos para ver que el humor no es amigo de la religión. Recordamos el mencionado caso de Charlie Hebdo en el que murieron 12 humoristas que solo querían ejercer ese derecho de libertad de expresión. Aunque este ataque fue realizado por un grupo terrorista islamista, la religión con sede en el Vaticano también ha servido de impedimento para ejercer este derecho. Un ejemplo es el atentado sufrido por la revista satírica El Papus en 1977. Este atentado, que se dio en España, fue realizado por un grupo ultracatólico. 

Tras ver todos estos casos, ahora viene el quid de la cuestión: ¿es satírico si ofende? Mi respuesta es sí. La sátira sirve para hacer humor sobre temas complicados y el humor está hecho para hacer reír. Hay que dar un giro de mente, no hay que anclarse en el pasado, no estamos en la Edad Media ni en una Dictadura. Hay que entender el derecho de todas las personas a sentirse ofendido, por supuesto, pero esas personas, incluidos los religiosos, también deben comprender mejor el significado de lo que es el humor. El humor, si no ofende, no es humor, pero hay que entender que la ofensa es solo eso, humor.

El periodismo satírico en España comenzó a principios del siglo XVIII con El Duende Crítico de  Madrid (1735) con los temas de crisis en el comercio colonial, la hipocresía de la corte o la ignorancia… El Murmurador o El Bufón de la Corte son otros periódicos satíricos de la época. En Cádiz en el 1812, aparece la Abeja Española destacada por sus sátiras contra la inquisición. También en el siglo XIX El Zurriago denunciaba los abusos de los funcionarios públicos, analizaba las leyes represivas, la restricción de la libertad de imprenta, etc. En Barcelona, en 1869 aparece La Flaca y estuvo hasta 1876, publicó, ya a color, caricaturas de doble página. Sus “víctimas” fueron la monarquía, el clero, los militares y Juan Prim y tomaba la perspectiva de la clase media preocupada por las desigualdades. Juan Vallejo y José Nakens fundan El Motín, con la marcada tendencia antimonárquica y anticlerical. 

Ya en el siglo XX, entre 1973 y 1986, destaca en España la revista El Papus, que, como ya mencioné antes, sufrió un atentado que acabó con la vida del conserje Joan Peñalver y dejó 17 heridos, caracterizada por su humor novedoso, descarado y directo. 

En la actualidad, revistas satíricas como El Jueves o Mongolia, a pesar de la distancia en el tiempo, critican, a través de las caricaturas y el humor a las mismas instituciones que antaño, a la censura y a las costumbres de las ideologías.

Entre ambas voy a destacar a Mongolia, dada a luz el 23 de marzo de 2012 por varios periodistas, época en que la crisis era muy notable. Mongolia es una revista humorística que se financia con dinero de los propios fundadores y del recaudado con el crowdfounding y con las ventas de los ejemplares y el merchandising, de manera que son totalmente independientes de empresas y bancos para evitar una posible manipulación o censura. 

Sin pudor ni dilación, los redactores de esta polémica revista, seguida sobre todo por gente de izquierdas, satirizan día tras día la actualidad inquietante, indignante y cómica de nuestro país. Probablemente no haya sido fácil sacar adelante una iniciativa de este estilo, teniendo en cuenta la mentalidad española. Pero se arriesgaron y al parecer no les va nada mal, aunque tengan algún que otro rifirrafe con la censura y los implicados en sus sátiras.

 Mongolia, que defiende a muerte la libertad de expresión, pone la legalidad como único límite. Las respuestas que se esperan son aceptación o rechazo, la violencia está fuera de cabida. Por ello, si alguien le pone trabas la mejor opción es acudir al juzgado de su país; si no, seria una pluma contra una bomba, ya que ningún escritor ni ilustrador satírico ha matado nunca a nadie por sus creencias.

Como dato, la revista fue galardonada con el premio Club Internacional de Prensa en 2013 “por su defensa de los valores humanos y la libertad de expresión”.

Termino con una cita del gran George Orwell, que dice: “la libertad (y la de expresión) es el derecho a decir lo que la gente no quiere oír”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s